Pirámide de Necesidades Financieras

Desde que empecé a escribir sobre Finanzas Personales, una de las preguntas que más recibo es: ¿Por donde debo empezar?. Es natural, ya que cuando comienzas a aprender sobre el tema, te das cuenta que hay muchas cosas: Ahorro, presupuesto, registro de gastos, presupuesto, inversiones y mucho más.

Es por eso que nació este post. Vamos a aprender la Pirámide de Necesidades Financieras basada en la Pirámide de Necesidades de Maslow.

Pirámide de Necesidades de Maslow

Maslow decía que habían dos tipos de necesidades:

1. Necesidades básicas:

Son aquellas que deben ser satisfechas para sobrevivir. Inicialmente, todos nuestros esfuerzos deberían estar enfocados en satisfacer estas necesidades primero.

2. Necesidades superiores

Representan aquellas más profundas, como la auto-realización, actualización y trascendencia. No son “vitales”, pero no dejan de ser necesidades.

Las necesidades en su orden son: Fisiología, Seguridad, Afiliación, Reconocimiento y Autorrealización. Tiene un orden por una razón. No tiene mucho sentido buscar “suplir” las necesidades de autorrealización si aún no tienes tus necesidades fisiológicas (comida, bebida, techo, etc) satisfechas.

De igual forma, podemos entonces plantear una pirámide de necesidades financieras, que puedes ver también como un camino a recorrer para poner en orden tus finanzas. En esta pirámide pasa lo mismo: Es muy importante el orden para poder ver todas tus necesidades suplidas.

Piramide De Necesidades Financieras
Pirámide de Necesidades Financieras

Pirámide de Necesidades Financieras

1. Flujo de caja positivo

Nuestra necesidad más básica respecto a nuestras finanzas es tener un flujo de caja positivo. En otras palabras: Gastar menos de lo que ganamos. Sin esto en orden, no importa que tengas unos buenos ahorros o que encuentras el método de inversión que genera grandes ganancias, igual terminarás en problemas tarde o temprano.

Herramientas para esta etapa:

  • Registro de ingresos y gastos: Para saber cuales son tus gastos, de manera que puedas reducirlos para tener un flujo de caja positivo.
  • Presupuesto: Así podrás decidir hacia donde quieres destinar tu dinero, eliminar gastos innecesarios y mantener el flujo positivo.

2. Libre de deudas

Luego, es importante llegar nuestro nivel de endeudamiento a un nivel sano, o en lo posible, salir de las deudas que tengamos por completo. Las deudas drenan tus ingresos, y si no las controlas, pueden llegar a afectar tu necesidad más básica: Un flujo de caja positivo.

Herramientas para esta etapa:

  • El método bola de nieve: Una estrategia para salir de múltiples deudas organizandolas de acuerdo al tamaño y los intereses que genera.
  • Compra de cartera: Resumidamente, es unificar todas tus deudas en una sola, de manera que puedas liberar parte de tus ingresos para salir de la deuda más rápido o para dejar de tener un flujo de caja negativo.

3. El ahorro

El ahorro nos permite tener activos, estar preparados frente a imprevistos y ayudarnos a multiplicar nuestro dinero. Cuando llegamos a este nivel, todavía no nos enfocamos tanto en la rentabilidad. Más bien, buscamos plantearnos metas de ahorro y protegernos de la inflación.

Herramientas para esta etapa:

  • Aprende técnicas de ahorro de acuerdo a tu perfil que te ayuden a ahorrar de manera sistemática y constante.

4. Seguros e impuestos

En este nivel nuestro enfoque debe estar en crear estrategias efectivas que nos protegen de cambios en nuestros ingresos o de emergencias que amenacen nuestras finanzas, de manera que no nos lleve a endeudarnos o sacrificar nuestros ahorros/activos.

Herramientas para esta etapa:

  • Aprende sobre que tipos de seguros necesitas de acuerdo a tu patrimonio y a entender las clausulas para que puedas utilizarlos cuando lo necesites.

5. Invertir

Una vez hemos suplido todas las necesidades anteriores, entonces si viene el momento de comenzar a invertir para multiplicar nuestro patrimonio. Es importante diversificar nuestras inversiones. Para hacerlo de la manera correcta, es importante estudiar, asesorarte con expertos y utilizar las herramientas que tenemos a nuestra disposición.

Herramientas para esta etapa:

6. Optimizar nuestro portafolio

Luego de haber suplido todas las necesidades anteriores, entonces si puedes comenzar a “preocuparte” por optimizar tu portafolio o incrementar la rentabilidad. No puedes llegar a este punto si no tienes en orden tus gastos, si tienes muchas deudas, si no tienes ahorros para imprevistos o si no estás protegido frente a emergencias.

¡Deja un comentario en qué etapa te encuentras y qué retos estás teniendo para suplir las necesidades en ese nivel!

¡Participa en el blog! Deja un comentario: